lunes, 18 de noviembre de 2013

Combinaciones de temporada que triunfan.

Pues sí, tras este fin de semana de frío y lluvia incesante debo reconocer que me encantan las tardes de manta. Quedarme en casa viendo una peli, tapadita con una manta mientras fuera diluvia, y sí, esas tardes también  son estupendas para encender el horno y jugar a las cocinitas. 


Y mi tarde de cocinitas dio como fruto otra receta con productos de temporada, una tarta de boniato y crema de castañas, suave, cremosa y duliciosa! 




Nunca había hecho crema de castañas, aunque si que la he comido muchas veces, esta es la primera vez que me animo a prepararla,  y debo decir que odio pelar castañas! 

Así que a continuación os pongo todas las recetas para que podáis hacer esta estupenda tarta. 




Ingredientes: Para una tarta de 12 cm (4-5 porciones)

  • Para la crema de castañas:
    400g de castañas
    400g de leche (o agua)
    250g de azúcar
    1 vaina de vainilla (o 1 cucharadita de esencia de vainilla)
  • Para el bizcocho de boniato:
    125g de azúcar moreno
    1 huevo L
    50g de aceite de oliva suave
    100g de harina
    1 cucharadita y 1/2 de levadura
    1 cucharadita de vainilla
    100g de puré de boniato.
  • Para la cobertura de crema y queso:
    180g de crema de castañas
    75g de queso crema, tipo Philadelphia.


Elaboración:
  • Para la crema de castañas:
    Para elaborar la crema debemos empezar haciendo un corte a cada una de las castañas (el corte debe ser superficial, sin llegar a cortar la castaña, solo las pieles). Una vez listas las colocamos en un cazo con agua y lo llevamos a ebullición, debemos cocer unos 7 minutos. 
    Una vez pasado ese tiempo procedemos a (con cuidado de no quemarnos) pelar las castañas, retirando la piel exterior y la fina interior.
    Volvemos a cocer las castañas peladas unos 5 minutos más y luego las escurrimos.
    En un cazo ponemos la leche con la vaina de vainilla abierta hasta que infusione, luego la dejamos templar, retiramos la vaina y pasamos la leche y las castañas a un recipiente apto para batir con la batidora de brazo (podemos hacerlo con una batidora americana sí tenemos, será mucho más limpio y rápido). Si usamos esencia de vainilla podemos saltarnos el paso de infusionar y directamente pasamos la leche, las castañas y la esencia a la batidora.  La mezcla resultante debe ser una crema suave y fina. 
    Ahora pasamos la crema por el pasa-puré o chino, para evitar algún grumito o pedacito de castaña sin triturar. Colocamos la mezcla en un cazo e incorporamos el azúcar, cocemos a fuego bajo. Hay que remover de manera constante la mezcla hasta que espese (unos 20 minutos). Sabremos que está hecha cuando al meter una cuchara y darle la vuelta la crema no se despegue.  
    NOTA: Durante la cocción de la crema tened cuidado, porque mientras espesa la crema suele salpicar por la ebullición y os puede hacer un fastidio. 

  • Para el bizcocho de boniato: 
    Precalentamos el horno a 160º y preparamos el molde que vayamos a utilizar. 
    En la batidora mezclamos el azúcar, con el huevo y el aceite hasta que espumee. Agregamos la vainilla y luego poco a poco la harina con la levadura (previamente tamizadas). Cuando tengamos una mezcla homogénea incorporamos el puré de boniato y mezclamos hasta que se distribuya bien por la masa. 
    Pasamos la masa al molde y horneamos unos 30-35 minutos, o hasta que el bizcocho esté ligeramente dorado y al pincharlo con un palillo este salga limpio.
    Sacamos del horno, dejamos enfriar en el molde 10 minutos y luego pasamos a una rejilla hasta que se enfríe por completo. 

  • Rellenar el bizcocho:
    Una vez frío, cortamos nuestro bizcocho en dos discos iguales, del mismo grosor.
    Con aproximadamente 200g de crema de castaña rellenamos nuestro bizcocho y lo montamos.

  • Para la cobertura de crema y queso:
    En la batidora mezclaremos la crema de castañas con el queso crema hasta que esté todo integrado y sin grumos.
    Con una manga pastelera cubrimos nuestra tarta y la decoramos como más nos guste.  En mi caso con unas castañas cocidas troceadas, cacao en polvo y un poco de coco rallado.


Y eso es todo. Es una receta laboriosa, sobretodo por la crema de castañas, pero merece mucho la pena y la crema de castañas la podéis usar para un montón de cosas, está de muerte!





Un abrazo y hasta la próxima entrada!^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada