jueves, 5 de marzo de 2015

Un Bundt Cake para chuparse los dedos.

¡Bienvenidos una vez más a Duliciosamente!

La entrada que quiero compartir hoy con vosotros es un estupendo bundt cake de naranja y queso. 

Para los que os preguntéis que es eso de "Bundt Cake" solo deciros que se los denomina así por el tipo de forma que tienen. Los moldes de bundt tienen forma de corona, con un agujero en el centro por donde suele circular el aire mientras el bizcocho se hornea. Otra de las características de los bundt es que suelen tener relieves varios y formas definidas que hacen que, sin demasiada decoración, nuestros bizcochos ya sean bonitos.  En mi caso yo utilicé uno muy sencillo, pero existen muchísimos modelos y algunos son realmente espectaculares. 



Si no tenéis este tipo de molde, o uno en forma de rosca ¡qué no cunda el pánico! Podéis hacerlo perfectamente en un molde tradicional, eso sí, que tenga un poco de profundidad. 

Sobre la textura de este bizcocho, deciros que es un bizcocho muy suave y agradable pero que la masa es compacta por los ingredientes que tiene.  Es estupendo como postre; acompañado con fruta, un helado o un chorretón de chocolate caliente. 

Dicho esto, vamos con la receta.






Ingredientes: (Para un molde de 20 Cm)
  • Para el bizcocho:
    185g de mantequilla a temperatura ambiente.
    185g de queso crema.
    1 cucharada de ralladura de naranja.
    320g de azúcar.
    3 huevos L
    250g de harina.
    1 cucharada rasa de levadura.
  • Para la decoración:
    2 cucharadas de zumo de naranja.
    Ralladura de una naranja.
    Azúcar glas.



Elaboración:
  • Para el bizcocho:
    Primero de todo engrasaremos muy bien el molde con mantequilla y luego enharinaremos. Esto es muy importante si usamos un molde de bundt, ya que al desmoldarlo si no está bien engrasado puede romperse.
    Precalentamos el horno a 180ºC. 
    En un cuenco batiremos ligeramente los huevos y reservaremos. 
    En la batidora mezclamos el azúcar, la mantequilla y la ralladura de naranja hasta obtener una crema clara y esponjosa. Añadimos a continuación la mitad de los huevos y un par o tres de cucharadas de la harina tamizada. Luego terminamos de añadir los huevos y poco a poco agregamos el resto de la harina con la levadura (previamente tamizadas), Batimos bien y agregamos el queso crema, debemos obtener una masa homogénea, densa, clara y cremosa. 
    Pasamos la masa al molde, alisamos ligeramente la superficie y  horneamos durante aproximadamente 50 minutos, el tiempo dependerá del horno y de la profundidad del molde. Estará hecho cuando haya subido, la superficie esté dorada y al pincharlo con un palillo (hasta el fondo) este salga limpio. 
    Una vez hecho, dejaremos reposar el bizcocho en el molde unos 10 minutos y luego lo volcaremos, para desmoldarlo, sobre una rejilla para que se enfríe completamente. 


  • Para la decoración: 
    Una vez el bizcocho esté completamente frío ya podemos glasearlo. 
    Para hacer este glaseado solo tenemos que poner las dos cucharadas de zumo de naranja y la mitad de la ralladura en un cuenco, luego incorporar poco a poco azúcar glas, mezclando hasta obtener un glaseado denso y sin grumos. Sabremos que está cuando al coger una cucharada y verterla sobre el resto de el glaseado este deja la marca un segundo, pero vuelve a incorporarse a la mezcla.  
    Vertemos el glaseado con una cuchara por la superficie de nuestro bundt y dejamos que escurra, podemos repetir la operación si queremos una capa más gruesa de glaseado. 
    Antes de que el gaseado endurezca añadiremos por toda la superficie el resto de la ralladura de la naranja.
Y tenemos nuestro bundt o bizcocho de naranja y queso listo para disfrutar, así de sencillo.



Así queda el corte, os aseguro que cuando lo probéis querréis repetir.

Espero que lo hagáis en casa y lo disfrutéis.


Un saludo y nos vemos pronto!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada