martes, 2 de junio de 2015

Galletas Marineras de aceite.


¡Muy buenas!

Hoy os traigo una versión de unas galletas que nos encantan en casa. Están hechas con aceite y no llevan nada de mantequilla, son una muy buena opción para los intolerantes a la lactosa (como es el caso de mi madre). 


Es la segunda vez que hago está receta y nos encanta. Cómo la primera vez quedaron tan bien me decidí a decorarlas; el resultado fueron estas estupendas galletas marineras, muy acorde con el tiempo que está haciendo.  Están decoradas la mitad en fondant y la otra mitad en glasa, para probar, y personalmente me quedo con las de glasa. 





La receta de la masa de galletas es de La Receta de la Felicidad, yo las he personalizado. 

Ciertamente estas galletas no son tan fáciles de manipular como las de mantequilla: la masa no adquiere la misma consistencia. Pero eso no quiere decir que no puedan decorarse, y para muestra un botón. Considero que son una estupenda opción para esos casos en que no podemos utilizar lácteos. 



¡Dicho esto, voy con la receta!








 Ingredientes:  Para unas 16-22 galletas, dependiendo del tamaño.

  • Para la masa de galletas: 
    1 huevo
    100g de azúcar glas
    1cucharadita de extracto de vainilla
    100g (ojo gramos) de aceite de oliva suave
    1 pellizquito de sal
    250g de harina
    1 cucharadita rasa de levadura


  • Para la decoración:
    Si las queremos decorar con fondant necesitaremos fondant de colores.

    Si las queremos decorar con glasa yo utilizo esta receta:
    35g de claras 
    200g de azúcar glas
    1/2 cucharadita de zumo de limón.






Elaboración:

  • Para la masa de galletas:

    Precalentamos el horno a 180ºC.
    En un bol grande mezclamos el huevo batido con el azúcar, el aceite y la esencia de vainilla. Mezclamos bien con una varilla manual hasta obtener una textura cremosa. 
    A continuación agregaremos la sal y la harina con la levadura, poco a poco mezclando con una espátula. Cuando no podamos mezclar con la espátula es momento de remangarse y amasar con las manos hasta incorporar toda la harina. 
    Si vemos que la masa queda muy pringosa agregaremos, a cucharaditas, un poco más de harina, hasta que no se nos pegue en las manos y podamos manejarla.

    Una vez tengamos la masa la separaremos en tres partes. Estiraremos la primera parte de la masa entre dos papeles de hornear, intentaremos que las galletas no sean más gruesas de 5mm. Cortaremos las galletas con el cortador elegido (en este caso: barquitos, círculos y una plantilla casera de ancla.)

    En este punto podemos hacer dos cosas: 
    Cómo la masa no tiene la misma consistencia que la de mantequilla podemos retirar la masa sobrante y traspasar el papel en el que estábamos estirando las galletas a la bandeja del horno, y así no tenemos que manipularlas y no corremos el riesgo de que puedan deformarse. 
    Yo las traspasé a un papel nuevo que tenía preparado en la bandeja de hornear, más que nada para hacer menos tandas de galletas y aprovechar el espacio, pero es cierto que  si no se va con cuidado pueden deformarse. 

    Las hornearemos por 10-15 minutos. 
    Una vez hechas las dejaremos enfriar sobre una rejilla.
    Repetiremos el proceso hasta terminar la masa, serán unas 3-4 tandas de horneado.
    Si no queremos utilizar toda la masa podemos guardarla en el frigo unos días, o bien congelarla, siempre bien envuelta en papel film transparente. 



  • Para la decoración en fondant:
    Podemos usar fondant blanco y teñirlo con colorantes en gel, o fondant de colores. 
    Deberemos estirar y recortar el fondant con una plantilla o el propio cortador de galleta, para obtener la forma deseada, una vez tengamos las piezas de fondant podemos pegarlas a la galleta con un pincel mojado en un poco de pegamento comestible, leche condensada o un poquito de agua. 



  • Para la glasa:
    Batimos las claras con el limón hasta que empiecen a blanquear y vamos agregando el azúcar cucharada a cucharada hasta que tengamos una mezcla blanca y consistente. No debe caerse de las varillas. 

    Separaremos la masa en tantos colores como vayamos a utilizar y teñiremos con colorante en gel. 

    Esta consistencia que tenemos ahora es la de delinear (la de hacer los bordes), la de relleno deberá ser un poco más fluida, eso se consigue agregando unas gotas más de agua a la mezcla.

    Así pues, rellenamos las mangas pasteleras con las glasas de colores, deberemos utilizar una boquilla muy fina. 

    Delineamos los bordes de nuestras galletas y luego aligeramos un poco la glasa con muy poquita agua, gotas, hasta que sea más fluida.  Para rellenar las galletas podemos usar una boquilla más gruesa, un biberón o simplemente hacer un pequeño corte en la manga.  

    Una vez rellenamos debemos quitar cualquier burbujita con un palillo. También podemos utilizarlo para estirar el glase y rellenar las esquinas.  

    Dejaremos secar las galletas una hora y estarán listas para comer. Personalmente a mi me gustan más de un día para otro.




¡Y listo! Espero que os gusten y las disfrutéis. 


Hay que guardarlas en una lata o recipiente hermético, que no cojan humedad, se conservan una semana aproximadamente en perfecto estado. 




Y... Si os gusta el chocolate podéis probar está versión que os muestro, son mis favoritas, sin duda :P







¡Un abrazo y sed felices!


Nos vemos pronto con una nueva receta <3




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada