lunes, 14 de septiembre de 2015

Para los adictos al chocolate.

¡Hey! Aquí estoy otra vez para traeros una receta express. 

Como ya sabréis ayer fue el Día Internacional del Chocolate, yo tenía que hacerle una tarta de cumpleaños a mi prima, así que aprovechando una cosa y la otra me decanté por una mousse de chocolates, eso sí, con efecto cebra que es más molona. 



Hoy no me enrollo mucho, solo decirlos que es muy, pero que muy fácil de elaborar y ¡Está riquísima!






Ingredientes: Para un molde desmoldable de 22cm de diámetro.
  • Para la base de galleta:
    200g de galletas digestive/maria/o las que os gusten
    125g de mantequilla fundida.

  • Para la mousse:
    5 yemas de huevo L
    50g de azúcar
    300ml de leche
    600ml de nata para montar
    1/2 cucharadita de extracto/esencia de vainilla
    150g de chocolate blanco
    150g de chocolate con leche (o negro)
    6 hojas de gelatina 



Elaboración:
  • Para la base de galleta:
    Picamos las galletas (yo lo hago metiéndolas en una bolsa y pasando el rodillo por encima)  

    Fundimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas picadas, ahora c
    ubrimos con la mezcla la base del molde desmoldable que vayamos a utilizar y nivelamos. 

    Reservamos en la nevera para que endurezca.

  • Para la mousse:

    En la batidora con las varillas blanqueamos los huevos con el azúcar. Deben triplicar su tamaño.

    En un cazo grande ponemos la leche a calentar, cuando esté casi hirviendo la apartamos y la agregamos a la mezcla de huevos. Debemos echar la leche en hilos, sin dejar de batir para que el huevo no se nos cueza y queden grumos. Es el momento de añadir la vainilla. 

    Cuando lo tengamos todo bien mezclado pasamos la mezcla nuevamente al cazo y calentaremos a fuego medio unos minutos, sin dejar de remover, hasta que espese ligeramente. ( Si está muy batido no espesará, pero no os preocupéis os quedará igualemente bien). 
    Retiramos del fuego y añadimos la gelatina previamente hidratada. Mezclamos bien hasta que se disuelva completamente. 

    Fundir los chocolates (microondas/baño maría)

    Dividimos la masa en dos cuencos, una vez fundido el chocolate agregamos una clase de cada chocolate a cada mitad de masa.  Lo incorporaremos con espátula y movimientos envolventes hasta que tenga un color homogéneo.  

    Dejamos entibiar la masa a temperatura ambiente y mientras montamos la nata, no hace falta que esté muy montada, lo justo para que tenga cuerpo.

    Ponemos la mitad de la nata en el cuenco de masa de chocolate blanco e integramos con movimientos envolventes, hacemos lo mismo con la otra mitad en el cuenco de chocolate con leche. Antes de incorporar la nata debemos asegurarnos que la masa ha perdido temperatura, que está a temperatura ambiente y no caliente, si no la nata se nos vendrá a bajo. 

    Para conseguir el efecto cebra pondremos una cucharada grande de masa de chocolate con leche en el centro del molde, encima de esta otra de chocolate blanco y así alternando la masa hasta que la terminemos. 

    Refrigeramos mínimo 4h, yo aconsejo de un día para otro ya que gana en sabor. 

    *Para que los laterales de la tarta nos queden perfectos es aconsejable poner una cinta de papel de horno en las paredes del molde así no se nos romperá al retirar el aro desmoldable.  




Espero que os guste y la disfrutéis



¡Un abrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada